Adivinanzas

Las adivinanzas son breves enunciados o versos que plantean un enigma o acertijo de forma sencilla, utilizando la rima como recurso principal, generalmente tienen un origen popular. El enigma a resolver puede tener como respuesta cualquier tipo se situación, desde animales, objetos cotidianos, etc. Son juegos infantiles de ingenio que tienen como objetivo entretener y divertir a los niños pero que, además, contribuyen al aprendizaje, la enseñanza de nuevo vocabulario y a la difusión de las tradiciones. En las adivinanzas la poesía, el ingenio y la tradición popular se mezclan para crear un universo de enigmas y retos imaginativos para los niños.

 

  1. Para cubrir mis manos fueron hechos.
    Uno es izquierdo, otro derecho.
(los guantes)

 

  1. Es como un pájaro grande.
    Hace ruido si se eleva aunque las alas no mueve.
    Muchos pasajeros lleva.
(el avión)

 

  1. Tengo un plato y dos palitos para que pueda golpear.
    Si golpeo con un ritmo tengo ganas de bailar.
(el tambor)

 

  1. Tiene ocho manos para tejer.
    Mosca que atrapa la puede comer.
(la araña)

 

  1. Si me nombras desaparezco, ¿quién soy?
(el silencio)

 

  1. ¿Qué es lo que es algo y a la vez nada?
(el pez)

 

  1. Y lo es y lo es y no lo aciertas en un mes.
(el hilo)

 

  1. Millares de soldaditos
    van unidos a la guerra,
    todos arrojan lanzas
    que caen sobre la tierra.
(la lluvia)

 

  1. ¿Cuál es el único animal que muere entre aplausos?
(el mosquito)

 

  1. ¿Cuál es la única persona que come con los dientes de otros?
(el dentista)

 

  1. ¿Cuál es la planta que no da flor ni fruto?
(la planta del pie)

 

  1. Cuando me siento me estiro, cuando me paro me encojo.
    Entro al fuego y no me quemo, entro al agua y no me mojo.
(la sombra)

 

  1. De noche llegan sin ser invitadas,
    de día se pierden, pero no están extraviadas.
(las estrellas)

 

  1. Dos buenas hermanas son, pero con muy diferente educación.
(las manos)

 

  1. En el cielo brinco y vuelo. Me encanta subir, flotar y lucir mi pelo.
(el papalote)

 

  1. Oro parece, plata no es. El que no lo adivine, tonto es.
(el plátano)

 

  1. Con su traje muy blanco encontré al hombrecito.
    Bajo el terrible frío le vi muy derechito.
    Pero cuando el sol de pronto nos envió su calor
    se fue a la carrera el extraño señor.
(el muñeco de nieve)

 

  1. Blanco por dentro, verde por fuera. Si quieres que te lo diga, espera.
(la pera)

 

  1. De bello he de presumir, soy blanco como la cal.
    Todos me saben abrir, nadie me sabe cerrar.
(el huevo)

 

  1. Tiene cuatro patas, pero no puede andar.
    Tiene cabecera y no sabe hablar.
(la cama)

 

  1. Un león muerto de hambre, ¿de qué se alimenta?
(De nada porque ya está muerto)

 

  1. Cuatro gatos en un cuarto,
    cada gato en un rincón,
    cada gato ve tres gatos,
    adivina cuántos gatos son.
(cuatro gatos)

 

  1. ¿Qué pesa más, un kilo de hierro o un kilo de paja?
(Pesan lo mismo)

 

  1. Qué silva sin boca
    corre sin pies
    te pega en la boca
    y tú no lo ves.
(el aire)

 

  1. No son flores,
    pero tienen plantas
    y también olores.
(los pies)

 

  1. Soy bonito por delante,
    algo feo por detrás,
    me transformo a cada instante
    ya que imito a los demás.
(el espejo)

 

  1. Adivina, adivinanza,
    tiene un solo ojo
    y una cara ancha.
(la panza)

 

  1. Adivina, adivinanza,
    vuela entre las flores
    con sus alas de colores.
(la mariposa)

 

  1. Tengo agujas y no sé coser,
    tengo números y no sé leer.
(el reloj)

 

  1. Somos sesenta mellizos,
    en torno de nuestra madre,
    tenemos sesenta hijitos
    y toditos son iguales.
(los minutos)