Chistes

Un chiste es un dicho o una ocurrencia graciosa. Puede tratarse de una expresión espontánea o de un dicho o historieta breve que contiene algo que genera risa en sus receptores.

Los chistes son un ejercicio mental, que libera la tensión, y tiene como objetivo estimular el buen humor de las personas y fomentar la risa, lo que es muy sano.

 

 

  1. Le pregunta la profesora a Pepito:
    ¿Con qué mató David a Goliat?
    Con una moto.
    ¿Seguro Pepito?, recapacita, ¿seguro que no fue con una honda?
    ¡Ah! ¿había que decir también la marca?

 

  1. Estaban dos niños cada uno con un trompo y uno le dice al otro:
    A ver, baila el trompo.
    Y el otro le contesta:
    No sabo.
    El otro le dice:
    No se dice “no sabo” se dice “no sepo”.
    En ese momento una señora estaba escuchando la conversación de los niños y les dice:
    No se dice ni no sabo ni no sepo.
    Los niños le preguntan:
    Entonces, ¿cómo se dice?
    La señora les contesta:
    No sé.
    Y los niños le dicen:
    Entonces, por qué se mete en lo que no le importa.

 

  1. Había un niño que jugando a la pelota se le salió un diente, y le preguntó a su madre:
    Mamá mamá se me salió un diente, ¿qué hago?
    Y en esto la madre le contesta:
    Déjalo debajo de tu almohada y el ratoncito de los dientes te dará algo.
    El niño eso hizo, y el día siguiente su mamá le preguntó:
    ¿Y qué te trajo el ratoncito?
    Y el niño le responde:
    Nada, me dejó un papelito que decía, “sigue participando”.

 

  1. Llega el niño a la casa y le dice a la mamá:
    Mami tengo una noticia buena y otra mala.
    Dime la buena, dice la mamá.
    Me saqué un diez en matemática.
    ¿Y la mala?
    Que es mentira.

 

  1. En el colegio:
    —Señorita profesora, ¿verdad que no se debe castigar a un niño por una cosa que no haya hecho?
    —No, claro que no.
    —Estupendo, porque no he hecho la tarea.

 

  1. Una vez Miguelito estaba en la escuela y el profesor le dice:
    Miguelito, dime el nombre de un descubridor.
    Miguelito contesta:
    Usted profesor.
    ¿Por qué yo?, pregunta el profesor.
    Porque cada vez que usted pregunta algo, descubre que no sabemos nada.

 

  1. El niño que llega a la casa,
    Mamá, mamá, en el colegio me dicen distraído.
    Y la señora le contesta:
    Niño, tu vives en la casa del frente.

 

  1. Llega un niño y le pregunta a su mamá:
    Mamá, ¿cómo nacen los bebes?
    A lo que la mamá le contesta:
    Mira hijito, primero sale la cabeza, después salen los brazos, después sale el cuerpecito y al final los pies.
    Y el niño responde:
    ¡Ahhh! ¿Y luego lo arman?

 

  1. Este era un niño de 5 años que estaba con su mamá en la parada del autobús y le dice la mamá al niño:
    Cuando nos subamos al autobús le dices al conductor que tienes 4 años, para que no te cobre pasaje.
    Entonces se suben al autobús y le dice el conductor al niño:
    ¿Cuántos años tienes?
    Y le dice el niño:Y el conductor le dice:
    ¿Y cuándo cumples los 5 años?
    Y el niño responde:
    ¡Cuando me baje del autobús!

 

  1. Llega un niño donde su mamá que esta embarazada y le pregunta:
    Mamá, ¿qué tienes en la panza?
    Un niño.
    ¿Y quién te lo dio?
    Tu papá.
    Y el niño va corriendo donde su papá y le dice:
    Papá, ¡No le andes dando niños a mi mamá porque se los come!

 

  1. La mamá llama a Pepito y le dice:
    Le dijiste a tu hermana que era fea, y está llorando. Anda y dile que lo sientes.
    Entonces, va Pepito y le dice a la hermana:
    Hermanita, siento que seas tan fea.

 

  1. Pepito le pregunta a la maestra:
    Maestra, ¿a qué edad se muere un burro?
    Y la maestra le responde:
    ¿Por qué Pepito? ¿Ya te sientes mal?

 

  1. Está Pepito en su casa y su mamá lo manda a comprar unas tortillas. Cuando va camino a la venta se encuentra con un desfile de modas, corre a su casa y le dice a su mamá:
    ¡Mamá, mamá! Acabo de ver un desfile de moda, y estaba miss Venezuela y era linda, y estaba miss Puerto Rico y era linda, y miss Guatemala era hermosa…
    Y le dice su mamá:
    ¿Y mis tortillas?
    ¡Esa no la vi!

 

  1. En la escuela, la maestra dice: A ver Pepito, ¿cómo te imaginas la escuela ideal? ¡Cerrada, maestra!

 

  1. Una maestra le dice a su alumno:
    A ver dígame Pablito, ¿qué pasa si le corto una oreja?
    Me quedo sordo.
    ¿Y si le corto la otra oreja?
    Me quedo ciego.
    ¿Por qué?, dijo asustada la maestra.
    Porque se me caen las gafas maestra.

 

  1. Llega un niño muy contento a su casa y le dice a su papá:
    ¡Papá, papá, engañé al chofer del camión!
    El papá le responde muy emocionado por la trampa de su hijo y le pregunta:
    ¿Cómo, hijo?
    El muchacho le responde:
    Le pagué y no me subí.

 

  1. Desde que se enteró que su mamá iba a tener un hijo, un niño todos los días le decía a su maestra que iba tener un hermanito o una hermanita.
    Un día su mamá le dijo al niño que se acercara para poder sentir que el bebe se movía dentro de su estómago, y el niño se sorprendió muchísimo, y desde ese día no paró de comentar a su maestra lo de su hermanita o hermanito.
    Un día la maestra le pregunta al niño:
    ¿Y qué pasó con tu hermanito que esperaban en tu casa?
    Y el niño se puso a llorar y le confesó:
    ¡Creo que mi mamá se lo comió!

 

  1. Estaba una señora con su hijito de cinco años en la boda de su sobrina cuando el niño levanta la cabeza y le pregunta:
    Mami, mami, ¿por qué la novia esta vestida toda de blanco?
    A lo que la mamá le contesta:
    Hijo, lo que pasa es que este es el día más feliz de su vida.
    Entonces, el niño se queda pensativo por un momento y le pregunta:
    ¿Entonces, por qué el novio está vestido de negro?

 

  1. En una juguetería, un niño escoge un peluche de canguro. Va a la caja y le entrega un billete de monopoli a la cajera, ésta le dice amablemente:
    Amor, esto no es dinero de verdad.
    Y el niño le contesta:
    Este tampoco es un canguro de verdad.

 

  1. Mientras jugaba con mi hija ésta me dijo:
    Mami, te quiero.
    Y le contesté:
    Y yo a ti, pero díselo a papi también.
    Y la niña le dijo a su papá:
    ¡Papi, quiero a mami!

 

 

  1. Estaba una maestra jugando con sus pequeños alumnos en una guardería, cuando les interroga:
    A ver niños, ¿quién es más inteligente, los animales o los seres humanos?
    Al fondo del salón, una pequeñita levanta la mano emocionadísima porque conocía la respuesta.
    Dime Lupita, ¿quién es más inteligente?
    Lupita contesta con toda certeza:
    ¡Los animales maestra!
    La maestra, desconcertada por esa respuesta le cuestiona enfadada:
    ¿Por qué dices que los animales son más inteligentes que los seres humanos?
    La pequeña le explica:
    Porque cuando le hablo a mi perrito, sí me entiende, pero cuando él me habla a mí, yo no puedo entenderle.

 

  1. Una chica se pintaba delante de un espejo y el sobrino pregunta:
    Tía, ¿por qué haces esto?
    Y la tía contesta:
    Para estar más guapa.
    A lo que contesta el niño:
    Y esto tía, ¿cuándo hace su efecto?

 

  1. Una señora le pregunta a un niño:
    Oye niño, ¿cómo te llamas?
    A lo que éste le contesta:
    Huyyyy señora, ya ni sé.
    Pero, ¿por qué me dices eso niño?, dice la señora.
    Y le dice:
    Pues verá, en mi casa mi papá me dice Francisco, mi mamá Pancho, mis hermanos Paco, y mis tíos Kiko, y cuando estornudo todos me dicen, ¡Jesús!, Así que ya ni sé ni como me llamo.

 

 

  1. El profesor repartiendo las notas:
    Luisito un diez.
    Pedrito un ocho.
    Juanito un seis.
    Jaimito un cero.
    Oiga profesor, ¿Y por qué a mí un cero?
    Porque has copiado el examen de Pedrito.
    ¿Y usted cómo lo sabe?
    Porque las cuatro primeras preguntas, están iguales, y en la última pregunta Pedrito respondió: “Esa, no me la sé” y tu has puesto: “Yo tampoco”.

 

  1. Un viejito le pregunta a Jaimito:

Oye niño, ¿cuántos años crees que tengo?
Discúlpeme señor, pero yo sólo sé contar hasta cien.

 

  1. Esto es una clase en la que la profesora dice que van a estudiar las onomatopeyas. Entonces, la profesora dice:
    Tu Juanito, dime una frase con una onomatopeya.
    Juanito dice:
    Llegué a casa y el gato me dijo miau, miau.
    Muy bien, dice la profesora.
    Ahora tu Alfonso.
    Fui al pantano y la rana dijo croac, croac.
    Muy bien, ahora tu Jaimito.
    Iba por un callejón me encontré a un camión de frente y dije:
    ¡Oh, no m’atopella!

 

  1. Esta era una vez dos ovejitas que estaban jugando a la pelota y se les va la pelota y una ovejita le dice a la otra:
    ¡Beeeeeeee!
    Y la otra le dice:
    ¡Beeeeeeeee tú!

 

  1. Llega un niño a su casa después del colegio, y su papá le pregunta que cómo le había ido.
    el niño le respondió:
    ¡Mal!
    ¿Y por qué?
    Porque nadie le entiende a esa maestra loca.
    ¿Por qué? ¿No explica bien, o qué?
    No es eso, es que dice que hagamos una cosa y después resulta que está malo.
    ¿Qué pasó, pues?
    Me dijo que escribiera en el pizarrón tres palabras graves.
    Y no pudiste.
    Sí, sí pude, pero dice que eran tan graves que me expulsó del colegio.

 

  1. Este es Jaimito y le dice a su madre:
    ¡Mamá!, ¡mamá! ya se escribir y le dice la madre:
    ¿Y qué has escrito?
    Y dice Jaimito:
    No lo sé, no sé leer

 

  1. Le dice la profesora a Jaimito:
    Jaimito, dime todas las formas verbales del verbo nadar.
    Y Jaimito dice gritando:
    ¡YO NADO! ¡TÚ NADAS!…
    Y la profesora le dice:
    Más bajito, Jaimito.
    Y Jaimito dice:
    Yo buceo, tú buceas…